mantenimiento

En esta sección le indicamos algunos aspectos importantes a tener en cuenta en el mantenimiento de su vehículo. Recuerde que un mantenimiento correcto prolonga la vida de su vehículo, pero aún más importante es que su seguridad y la de sus acompañantes está muy relacionada con un adecuado mantenimiento

MANTENIMIENTO DEL MOTOR

Aceite

El aceite del motor es elemento más importante a tener en cuenta en el mantenimiento del motor. Es el encargado de lubricar y refrigerar las partes móviles del bloque, y limpiar y arrastrar los residuos generados por la combustión. Con la evolución de los motores en los últimos años los intervalos de cambio de aceite se han incrementado, contribuyendo a la simplificación del mantenimiento y al cuidado del medio ambiente. El intervalo de sustitución del aceite de su coche así como el tipo de aceite debe ser el indicado por el fabricante.

cambio de aceite

Los tipos de aceite se identifican por su viscosidad de acuerdo a la clasificación de la SAE (Society of automotive engineering). Por ejemplo, en un aceite SAE 10W 50 el número antes de la W, 10, indica la viscosidad en frío, mientras que el número detras de la W indica la viscosidad en caliente.

No es suficiente sólo cambiar el aceite en los intervalos establecidos. También es imprescindible revisar el nivel varias veces dentro de estos intervalos oficiales, ya que algunos motores tienden a consumir o, con el tiempo, a perder aceite. Hacer funcionar el motor con el nivel de aceite bajo acorta drásticamente la vida del motor. Si tiene que rellenar aceite, asegúrese de utilizar el mismo tipo de aceite.

SEGURIDAD ACTIVA

La seguridad activa es la que le ayuda a solventar situaciones de riesgo sin que se produzca una colisión o reduciendo su gravedad. Hay muchos elementos que contribuyen a la seguridad activa en su vehículo y que usted debe mantener en buen estado

Neumáticos

Recuerde que son lo único que le une a la carretera. Es muy conocido que los neumáticos se deben sustituir cuando están gastados, pero es menos sabido que aunque no estén desgastados, los neumáticos pueden haber perdido la mayor parte de su agarre por estar cristalizados. Esto es un proceso gradual y natural del caucho, por lo que es necesario vigilar su evolución. En general, si su vehículo hace menos de 20000 Km al año debería considerar sustituir los neumáticos por envejecimiento en lugar de por desgaste.

indicador de desgaste del neumático

Una presión de inflado inadecuada puede afectar gravemente a la seguridad en la conducción. Un neumático poco inflado es mucho más sensible a un reventón en carretera puesto que la deformación durante en la rodadura fatiga su estructura y eleva la temperatura de forma excesiva. Además un neumático poco inflado no puede proporcionar la fuerza lateral esperada para hacer girar el vehículo por lo que puede comprometer seriamente la estabilidad
Y por si todo lo anterior no es razón suficiente, una presión inadecuada también reduce la vida del neumático propiciando un desgaste no uniforme. Presión baja provoca desgaste excesivo de los bordes y presión alta del centro del neumático.
Revise habitualmente la presión de los neumáticos y asegúrese de usar la presión recomendada por el fabricante, que habitualmente está indicada en el canto de las puertas o en el reverso de la tapa del depósito. La presión se tiene que comprobar siempre en frío.

Amortiguadores

Habitualmente los amortiguadores no son parte del programa de mantenimiento oficial de los vehículos. Es cierto que puede haber una gran variabilidad en la envejecimiento de los amortiguadores, y además no existe una forma sencilla, precisa y universal de comprobar su estado, pero no obstante, son un elemento crítico que afecta a la estabilidad, distancia de frenado y comodidad en la conducción.
Si nota que la estabilidad de su vehículo ha empeorado con el paso de los kilómetros, y cada 100.000 Km aproximadamente, considere sustituir los amortiguadores.

Visibilidad

Aunque no siempre se les presta la atención debida, los elementos de visibilidad son clave para la seguridad activa. Es tan importante ver como ser visto en la carretera. Revise habitualmente sus luces de posición y freno. Si no se siente cómodo con la iluminación que le proporcionan sus luces de cruce o de carretera por la noche, existen sencillas mejoras que aportan más intensidad lumínica.

faro

Con el tiempo en ocasiones los faros se oscurecen y se vuelven parcialmente opacos haciendo que se pierda parte de la potencia de iluminación. Considere sustituir los faros por este motivo.

En condiciones de lluvia, unos limpiaparabrisas en buen estado son fundamentales. No descuide su mantenimiento.

Frenos

El desgaste de los frenos depende en gran medida del tipo de vía por el que circule y del estilo de conducción por lo que es difícil predecir la duración de los mismos. Las pastillas tienen indicadores de desgaste que activan una luz en el cuadro.

Su sistema de frenos debe proporcionar potencia y simetría:

Los frenos deben tener la potencia suficiente para bloquear las ruedas (o hacer funcionar el ABS) en una situacion de buen agarre. Si no puede bloquear sus ruedas no tiene la potencia de frenado adecuada. Puede realizar esta prueba con la debida precaución.y a velocidad moderada.

En cuanto a la simetría: con el tiempo los frenos pueden perder su eficacia de manera distinta en cada rueda. Si en un mismo eje dos ruedas tienen una potencia de frenado muy distinta esto puede ser muy peligroso en una frenada de emergencia ya que puede hacer que el coche gire de manera indeseada. La suspensión está diseñada para que estas variaciones de potencia prácticamente no afecten a la dirección. Con la debida precaución y a velocidad moderada puede realizar una frenada fuerte soltando el volante y observando si tiene tendencia a desviarse. Si se desvía es muy probable que sea debido a una asimetría en la potencia de frenado. En la ITV se realiza esta prueba de simetría con resultado numérico. Un fallo en esta prueba se considera defecto grave.

En cualquier caso acuda a su taller si oye ruido al frenar o si percibe un cambio en el comportamiento de los frenos.

Sistema de control de estabilidad

Los sistemas de ayudad a la conducción han mejorado

Confort-ergonomía

Aunque es tan natural como evidente, no siempre se saca el máximo partido a los elementos que pueden mejorar nuestra comodidad en el vehículo. Dedique unos minutos a ajustarlos.

Asegúrese de que tiene ajustados para su comodidad tanto el asiento en todos sus movimientos (avance, altura y respaldo) como el volante (altura y profundidad). Ajuste los espejos retrovisores exteriores de forma que vea una mínima parte (o nada) de su vehículo, para así maximizar el campo de visión y reducir el "ángulo muerto". Compruebe que no tiene que moverse para ver adecuadamente a través de ellos. Si tiene que moverse aumenta el tiempo que no está mirando a la carretera.

Utilice el reposapiés en el lado del embrague.

Ajuste la altura del anclaje del cinturon de seguridad para que no le moleste en hombro o cuello.

Lleve gafas de sol para que no le sorprenda el sol del alba o del ocaso. No es sólo por la incomodidad que esto supone, sino que es un hecho que se producen muchos más accidentes en los puntos y en los minutos en que el sol molesta a la conducción. Si es necesario, deténgase unos minutos.

Evite llevar en el habitáculo o en el maletero elementos sueltos que puedan hacer ruido o moverse durante el viaje. Esto puede provocar una situación de riesgo. Especialmente, no lleve nunca dentro del habitáculo elementos pesados, ni siquiera debajo de los asientos. En un accidente, por ejemplo, en un vuelco, un elemento pesado como, por ejemplo, una garrafa de agua, puede golpear a los ocupantes y ser tanto o más peligroso que el propio accidente.

SEGURIDAD PASIVA

La seguridad pasiva es la que salvaguarda la vida de las personas ante un accidente cuanto este ya se ha producido. En caso de un siniestro de baja intensidad hay algunos elementos que se deben revisar y que pueden pasar inadvertidos.

El pretensor del cinturón de seguridad es un sistema pirotécnico que ante un impacto frontal tensa el cinturón, pegando el cuerpo al asiento para que la cabeza no se llegue a golpear con el volante ni quede demasiado cerca del punto de salida del airbag. El airbag por sí solo, si no va acompañado del funcionamiento adecuado del pretensor, puede provocar lesiones en cabeza y cuello.

Detrás de los paragolpes existen absorbedores de energía que son elementos mecánicos cuya misión es deformarse para recoger la energía que intercambia en una colisión y reducir la aceleración que observa en el habitáculo, o, en otras palabras, amortiguar el golpe. Como los otros elementos de seguridad son de un solo uso, por lo que tras un siniestro, aunque sea de baja intensidad, se debe comprobar su estado.

 

www.000webhost.com